4/1/09

Estudio Bíblico: La verdad os hará libres

por Rev. Angel L. Rivera, Supervisor del Movimiento en Puerto Rico

Lectura Bíblica: Juan 8:31-36

Nos dice Juan en su evangelio en el capítulo 8, versículos 31 y 32, "si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres". Jesús como buen maestro, delineaba con estas palabras la forma y manera de la formación de un verdadero discípulo. El trazó los siguientes pasos:

-Tener fe
-Permanecer en Su Palabra
-Conocer la verdad, la cual te hará libre.

La Biblia nos dice que sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6). Es pues necesaria la fe como paso principal, pues no se puede permanecer en algo que no se cree. Pero no se debe creer por creer, sino teniendo como fundamento la Palabra de Dios, pues en su palabra tenemos por delante un caudal de conocimiento infinito. Jesús nos asegura que si permanecemos en su palabra, seremos verdaderamente sus discípulos (Juan 8:31-32). Nadie puede ser discípulo de Jesucristo si no recibe y practica sus enseñanzas. Este es un requisito indispensable para poder ser un verdadero discípulo de Cristo. Esto abre la puerta de su corazón, hasta el punto en que es libertado por la Palabra.

El que permanece en una relación con Cristo, se acoge a la experiencia que lo conduce a conocer la verdad y captar la revelación de la verdad; llevándolo así a distinguir entre la libertad por el conocimiento de la Palabra y la esclavitud por el pecado. La Palabra de Dios es la verdad, y ésta nos hace libres del pecado. "Todo aquel que hace pecado es esclavo del pecado" (Juan 8:34). Conocer la verdad implica no solamente un conocimiento intelectual, pues va más allá. Es una relación personal con Cristo que nos identifica con El y nos hace partícipes de su naturaleza de ser y carácter. Quedar libre de pecado significa estar sujetos a Cristo. El fruto inmediato es la consagración y santificación. La consecuencia última de conocer a Dios es la vida eterna. "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado". (Juan 17:3)

Conocer al Hijo es conocer al Padre, conocer su Palabra es conocer la libertad. Porque si conoces la Palabra, conocerás la verdad, y esta te hará libre (Juan 8:31-36).

1 comentario:

Angel Luis dijo...

Dios les bendiga mis hnos saludos al hno. Natanael y al Pastor Rivera